Elixir de Dioses

Nuestro Teide es como un Olimpo, en sus faldas sagradas crece un glorioso cultivo. De esta virtud nació todo:

Fuente: Variedades de uva en @Vinopremier: Malvasía.

Con la llegada de los conquistadores entre los siglos XIV y XV transportaron desde sus respectivos lugares de procedencia, gran cantidad de diversos ejemplares de viñedos que gracias a nuestros suelos de naturaleza volcánica y a nuestros microclimas han conseguido desarrollarse y adaptarse, alcanzando así, casi un centenar de variedades, los que los hace inimitables en el mundo.

En la primera mitad del siglo XVI, coincidiendo con el declive del cultivo de la caña de azúcar, comenzó el vino canario a obtener relevancia gracias a su alta calidad conseguida por el vino “Malvasía” y a la situación geográfica de las islas, parada obligatoria en las rutas oceánicas de navíos comerciales, viajeros y piratas los cuales divulgaron la calidad del Malvasía, logrando de esta manera un gran reconocimiento a nivel mundial.

Fuente: Canary un vino con historia.

Cabe mencionar que los vinos de las islas fundamentalmente los sensacionales Malvasías aunque igualmente los “Vidueños”, aquellos producidos con variedades distintas a la malvasía, fueron los primeros vinos del mundo que fueron objeto de un comercio marítimo poderoso. Aflora así un venturoso intercambio comercial que convierte el cultivo de la vid y la explotación de los vinos en la principal fuente de fortuna para el Archipiélago a lo largo de casi trescientos años.

No obstante, la creación en la capitalidad de Gran Bretaña en el año 1665 de la Compañía de Mercaderes que negociaban para las islas Canarias desencadenó el inicio de la crisis en este sector. La política desmedida de los comerciantes ingleses de la Compañía, instaurados en las islas, ocasionaron una desazón entre los cosecheros principalmente en la isla tinerfeña ya que era la primordial productora. Dicho desasosiego desató revueltas contra los ingleses coronando con el llamado “derrame del vino” la noche del 3 de julio de 1666 en Garachico, en la que “trescientos o cuatrocientos enmascarados violentaron las puertas de las bodegas y destruyeron las barricas, derramando el vino, de forma que se originaban arroyos en las calles”, hostigando, según Viera y Clavijo, “una de las inundaciones más extrañas que se puedan leer en los anales del mundo”.

Fuente: A pure cup of rich Canary wine

Ilustres autores literarios como William Shakespeare, referenciaban en sus escritos al vino canario que denominaban “canary wine”o “sack”. Como por ejemplo en Enrique IV (Segunda parte, acto II, escena IV), Mistress Quickly dice a Doll Tearsheet:

Fuente: Shakespeare enamorado del vino de Canarias.

 << Por mi fe que habéis bebido demasiado vino canario, un vino maravilloso y penetrante que perfuma la sangre antes de que se pueda decir: ¿qué es esto? >>.

Tal prestigio tenía el vino canario que hasta en Inglaterra crearon premios literarios donde el galardón consistía en una pequeña cantidad de dinero y varios galones de “canary wine” o malvasía.

Incluso en Francia, Estados Unidos e Inglaterra, médicos y cirujanos, utilizaban el vino canario para el tratamiento de un amplio abanico de enfermedades y males. Alteraciones en la salud como síncopes, tisis, limpieza de conductos de la orina, tratamientos para heridas y un largo etcétera.

En el presente, algunos bodegueros canarios han logrado reavivar el cultivo intensivo de la uva malvasía. Su perseverancia y dedicación ha dado sus frutos, y actualmente el vino Malvasía de Canarias está en la cúspide de los célebres vinos dulces y ha recuperado su eminente prestigio de antaño.

Fuente: El vino (casi imposible) de Lanzarote.

Los tres Malvasías canarios que se posicionan entre los mejores vinos dulces del mundo son:

  • Malvasía Carballo. (La Palma)
  • Malvasía Teneguía. (La Palma)
  • Malvasía Bermejo. (Lanzarote)

Quien prueba esos caldos divinos, los recuerda toda su vida. Y, es verdad, son inconfundibles.

Fuentes:

CanaryWine: la historia del viñedo y los vinos canarios.

Medicina y Canary Wine en el siglo XVII.

Bodegas Teneguía, sabores y aromas de la Palma en la AMS.


< Volver