¡Comer bien es fácil!

“A este paso no podremos comer nada”, “Total, de algo hay que morir”, “Bah, si ni siquiera se ponen de acuerdo entre ellos”

Estas y otras frases similares son muy habituales entre aquellos que no le dan a la dieta mucha importancia o que le quieren quitar hierro al asunto de cuidar la alimentación.
Lo cierto es que aunque están muy manidas, y parecen más bien una excusa para escaquearse lo cierto es que tienen algo de verdad: al consumidor le llegan mensajes contradictorios continuamente sobre que comer y que no comer, que es sano y que no lo es, y por ello muchas veces tiramos la toalla y nos acogemos a la opción más fácil.

Fuente: Economía Digital

Puede que nuestras dudas no sean elegir el mejor (nutricionalmente hablando) de entre varios productos del súper, pero os aseguro que estamos muy lejos de tenerlo todo claro. 
Para que os hagáis una idea aquí va una lista de unos cuantos temas sobre los que hay opiniones y evidencia científica tanto a favor como en contra, o que aún no existe suficiente investigación como para dar una recomendación en firme a la población general:

  • Lácteos: no está claro si hacen más mal que bien o si deberían desaconsejarse en determinadas situaciones (cáncer). 
  • Grasas saturadas: parece que cae el mito que las pintaba como las malas de la película pero aún no hay recomendaciones en firme.
  • Edulcorantes: que si son muy seguros o que si favorecen la obesidad y la diabetes… ¿a quien me creo?

Sin embargo, llevar una dieta saludable no es tan difícil, hay muchas cosas que si sabemos seguro y que si las cumplimos tendremos bastantes  garantías de estar llevando una alimentación sana.

COSAS QUE SI SABEMOS QUE DEBE CUMPLIR CUALQUIER DIETA SALUDABLE

🍏 . Que la base de la dieta sean las verduras, hortalizas y frutas : Esto no es negociable. Comer verduras, hortalizas y frutas en cantidad y a diario es la primera premisa para llevar una dieta saludable. A pesar de los pesticidas y de cualquier otra cosa. No comerlas siempre va a ser peor opción.
🍟 . Que el aporte de grasa venga de fuentes de calidad :aceite de oliva, frutos secos, aguacate y pescados azules pequeños si los consumimos son las principales fuentes de grasa saludable que hay en nuestro país. Reducir al máximo las grasas vegetales refinadas y las grasas hidrogenadas es importante.
💧 . Que la bebida principal sea el agua .
🏭 . Que el consumo de procesados sea bajo: el grueso de nuestra dieta deben conformarlo alimentos que se encuentran tal y como salieron de la tierra, o tal y como estaban en el animal del que provienen (si consumimos productos de origen animal). Es decir, lo que podríamos comprar en una frutería, una verdulería, una pescadería o una carnicería. Fresco, sin envasar y sin lista de ingredientes.

Cumpliendo estas cuatro premisas sencillas, será difícil que nuestra dieta no sea sana.

Y si queremos ir más allá:

– Cereales:que sean integrales y diversificar el consumo más allá de trigo y arroz. En este grupo de alimentos entran los tubérculos (patata) aunque no son cereales, claro.
Lácteos: debemos evitar lácteos azucarados (postres lácteos, yogures de sabor, helados), una de las mejores opciones es el yogur natural, y si es de cabra u oveja, mejor.
Carnes: la mejor opción es la carne de pasto o las aves alimentadas de manera similar a su alimentación natural. Y evitando siempre procesados cárnicos (hamburguesas, salchichas, embutidos…)
– Pescados: preferir los azules de pequeño tamaño que tienen menos metales pesados que los grandes. En los blancos preferir los de proximidad y temporada.
– Legumbres: (todas ellas).

¡Ahora ya tenemos menos excusas para saber comer bien y de una manera saludable!


< Volver