Las joyas de la corona de la huerta canaria

Las Islas Canarias son famosas por su extraordinario clima de sol y playa, sus paisajes y su gastronomía en general. De lo que se habla menos es de la tradición, historia y valor de todos aquellos alimentos que van de la tierra al plato: las verduras y frutas de nuestra huerta que no solo cuentan con una gran calidad, sino que, además, son variadas y forman parte también de la gastronomía de las islas.

La ensalada de la huerta

Las huertas de las islas varían bastante en tamaño y forma, casi tanto como el paisaje. Mientras las islas occidentales destacan por una orografía abrupta y más verde, las orientales, sobre todo Lanzarote y Fuerteventura, no destacan especialmente por su verdor, principalmente por la escasa lluvia y la dificultad para dedicarse a la agricultura.

Pese a ello, nuestra tierra da todo lo necesario para hacer una ensalada buena y completa. Las lechugas, zanahorias, cebolletas o espárragos, que ya empiezan a cultivarse, se complementan con los aguacates, en auge en los últimos años, los pimientos o las coliflores. Todos estos productos, canarios 100% son solo una muestra de las posibilidades de una agricultura que tiene un 60% de suelo sin útil sin utilizar para cultivo.

El tomate canario. Fuente: EP.

El mejor tomate del mundo

La joya de la corona de la huerta canaria es el tomate. En nuestras islas podemos disfrutar de una variedad espléndida. Hay infinidad de variedades y destaca el orone, el primer registrado en las islas. Olor, sabor y textura incomparables que merece la pena probar y comprar en los mejores mercadillos de las islas.

El mundo de la fruta tropical

El clima de las islas facilita enormemente que podamos disfrutar de multitud de frutas todo el año, pero Canarias no es tierra de manzanas, peras o fresas, que también las hay, sino de las frutas tropicales. En las islas se papayas, pitayas o guanábanas, una fruta repleta de vitamina y fibra y con un sabor dulce sin apenas acidez. También se está empezando a disfrutar de otras frutas como la chirimoya en los cultivos de nuestras islas. Mención aparte merecen los buques insignia de Canarias en cuanto a frutas se refiere: la piña y el plátano.

La pitaya, una de las frutas en auge en Canarias: Fuente: La Vanguardia

La piña de El Hierro

La isla más pequeña del archipiélago, con permiso de La Graciosa, tiene dos símbolos inconfundibles: el Roque de Bonanza y la Sabina. Ahora se suma el ingrediente primordial de cualquier ensalada tropical: la piña. El sabor natural y refrescante de esta fruta hacen de ella el principal cultivo de la isla por las buenas condiciones que ofrece el clima. Dulce, con un toque ácido, merece la pena probar su sabor inconfundible.

El plátano

Conocido en el mundo entero, sabor inconfundible y símbolo de Canarias. En las fotos, el Teide; en el plato, las papas arrugadas y de postre, el plátano. Es la fruta más característica de las islas y se cultiva desde el siglo XIX. En la Palma y Tenerife sigue siendo importante para la agricultura. En cualquier postre o ensalada encajará de forma ideal.

El tuno desconocido

Una de las frutas más abundantes y más olvidadas es el tuno. Esta fruta dulce y de forma ligeramente oval es muy fácil de encontrar en las tuneras de las islas, apenas necesita agua y se da con facilidad en las zonas más áridas de las islas. Forma parte del paisaje de Canarias y destacan tres variedades: el rojo, el amarillo y el blanco. Se puede comer solo o en mermeladas, batidos o en postres.

La tunera con tunos, símbolo del paisaje de las islas. Fuente: Gran Canaria Tv

Venir a Canarias supone una oportunidad excepcional para probar lo más natural de las islas, las frutas y verduras naturales de nuestras huertas, sin aditivos, sin ‘trampa ni cartón’.


< Volver