Nuestras más sorprendentes creaciones gastronómicas

Casa Fito, como bien es sabido, es sinónimo de magníficas carnes, además de contar de una buena carta y de unos destacados espacios con terrazas que invitan, una vez hayas terminado de comer, a disfrutar de una copa o de una conversación deleitándote con las vistas que llegan hasta el mar, todo un lujo. Gozando de una buena gastronomía y de una grata atención.

Nuestro punto fuerte es, sin duda, la brasa y las carnes maduradas. Aparte, disponemos de una carta en la que destaca la calidad por encima de la cantidad.

En los días calurosos recomendamos algo fresquito, como puede ser una ensaladilla de camarón con batata yema y hueva de salmón o también, una vieira a la brasa con una vichyssoise de pescado salado. Como entrante, aconsejamos el queso del Hierro a la brasa con verduras y sus mojos.

En cuanto a nuestras especialidades del mar, recomendamos cherne a la brasa con puerros confitados y un jugo untuoso de cochino negro, ceviche de lapa negra en leche pantera o pulpo frito en brasas vegetales y papa negra.

Ceviche de lapa negra en leche pantera

Referente a nuestra carta de vinos contamos con amplias referencias nacionales: Riojas y Riveras e internacionales desde Francia, Italia y o Argentina, sin olvidarnos de la importancia de nuestros vinos canarios, tanto blancos como tintos.

Intentamos que nuestra carta sea accesible para todos los bolsillos, desde el cliente quiere tomar un buen vino hasta el cliente que quiera tomarse un capricho.

Nos encontramos en la Carretera General del Sur, número 4, Chimiche a la altura de la salida 49 de la autopista TF-2. Podrá aparcar su coche en nuestros aparcamientos privados. Le acogeremos con mucho gusto para que disfrute de nuestra gastronomía.


< Volver

Descubre Casa Fito

El restaurante Casa Fito se ubica en el acogedor pueblo de Chimiche, en las medianías del sur de la isla de Tenerife, en un enclave donde prima la tranquilidad y el sol templa todo el año. Para comer en Casa Fito tendrá que reservar llamando al 922 77 72 79.

¿Cómo llegar a Casa Fito?

Llegar al establecimiento resulta sencillo, basta con tomar la salida 49 en la autopista TF-2 a la altura de Chimiche – El Río, dirección Santa Cruz y seguir las indicaciones hasta la Carretera General del Sur número 4. Una vez allí podrá aparcar su coche en los aparcamientos privados con los que cuenta el restaurante.

Las instalaciones de Casa Fito conservan la esencia de otros años y han sido renovadas para ofrecer una experiencia cómoda al cliente. Se ha buscado la calidez y sobriedad en una decoración sobria y un ambiente tranquilo. Las estancias están cuidadas y claramente diferenciadas, respetando la esencia del local. La acogida al visitante será grata y permitirá al comensal valorar Casa Fito desde la tranquilidad que aporta un entorno como Chimiche.

Eventos y reuniones

La discreción es otro valor a tener en cuenta para elegir el restaurante como emplazamiento para cenas privadas o de negocios. Se torna como un punto de encuentro para conversar mientras se degustan los platos. Además, Casa Fito añade la posibilidad de organizar eventos de mayor calibre como bodas de cariz íntimo, por lo que queda clara la versatilidad del establecimiento.

Menú degustación y carnes de primera

No se entendería un lugar como este sin una carta variada y de calidad y, en este sentido, Casa Fito ha trabajado en la convergencia entre ambiente y alimentación. Destaca su menú degustación, variado en sabores, en el que se suceden los pescados y la carne en distintas presentaciones. El cliente puede optar también por el ‘Gran Menú Degustación’ si desea añadir dos platos más: arroz negro, calamar laqueado y alioli de wasabi y el royal de corral, mango y panceta entrevelada. En cualquier caso, supone una oportunidad para descubrir su cocina.

Si el comensal lo desea, también se puede optar por platos a la carta donde elegirá entre una variedad de productos locales, las mejores carnes Valdi, traídas directamente desde el País Vasco, o una selección de platos de toque más tradicional. Casa Fito continúa apostando por las carnes maduradas como elemento importante de su cocina, todo ello acompañado con una variada selección de vinos y postres.

Casa Fito sigue trabajando y progresando para mejorar cada día la experiencia de sus clientes en Tenerife. Mantiene el cuidado por el establecimiento y continúa innovando sin perder la tradición. Supone, en esencia, una oportunidad para descubrir una gastronomía singular.


< Volver

Bienvenidos a la nueva web de Restaurante Casa Fito

Con un nuevo y refrescante enfoque gráfico, originalidad y creatividad, pero sin perder la esencia de Casa Fito les presentamos la nueva página web del Restaurante y Eventos Casa Fito – Chimiche.

Casa Fito se ha convertido en un lugar de referencia en el sur de la Isla para aquellas personas a las que les gusta disfrutar de una buena comida y una buena sobremesa en un paraje natural y árido con generosas vistas al océano Atlántico.

En esta nueva web podrás encontrar todo la información acerca del restaurante, los servicios de catering y eventos, la carta, galería, Blog con la actualidad gastronómica y contacto para poder acceder a realizar reserva de mesas en el restaurante Casa Fito.

 

Restaurante Casa Fito se encuentra en la Carretera General del Sur 4, Chimiche, Granadilla de Abona, 38594. // Tenerife // Islas Canarias

Domingo a Jueves de 13:00 hrs a 17:00 hrs // Viernes y Sábados de 13:00 hrs a 22:30 hrs

Si desea ponerse en contacto con nosotros puede hacerlo llamando al +34 922 777 279
o envíenos un e-mail a: info@casafito.com

 


< Volver

¿Dónde está Chimiche?

En el municipio de Granadilla de Abona, en Tenerife, se encuentra la localidad de Chimiche. Su nombre proviene del idioma de los guanches, aquellos pretéritos habitantes de las Canarias que nos legaron sus leyendas, arte y cultura. Chimiche es un término de procedencia guanche que significa (según algunos investigadores) ‘infierno’, apareciendo también las variantes de: Chimache, Chimeche y Chimichi.

Es la localidad más oriental del término municipal de Granadilla de Abona, distante unos 9 kilómetros del casco urbano de Granadilla. Es asimismo la única que posee territorio desde el mar hasta las medianías altas, incluyéndose parte de su superficie en los espacios naturales protegidos del parque natural de la Corona Forestal y del monumento natural de Los Derriscaderos.

Chimiche se halla enmarcado entre el barranco de Las Monjas y el barranco del Río. Por ello, las parcelas de cultivo se adaptan a la topografía escalonándose desde el tramo superior, ocupado por las viviendas, hasta el fondo del barranco. Está formado por los núcleos de Chimiche, Las Rosas y Las Vegas.

La localidad cuenta con el Colegio Público Virgen del Pilar, situado en Las Rosas, con un consultorio médico, un centro cultural, con la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Carmen y la ermita de Nuestra Señora de la Esperanza en Las Vegas, un parque infantil, una farmacia, varias plazas públicas, así como algunos bares, restaurantes y otros pequeños comercios.

En 2014 se inauguró un parque etnográfico Pino Las Jabas, paraje que mantiene la estética tradicional agrícola y en el que se han restaurado los antiguos pasiles donde se secaba o pasaba la fruta como los higos.

En la zona costera de Chimiche se ubica parte del Polígono Industrial de Granadilla, donde se halla una central térmica de la empresa ENDESA y donde se están llevando a cabo las obras del Puerto Industrial de Granadilla.

La zona de Chimiche fue uno de los lugares donde se inició la colonización del territorio de Abona, dada su ubicación junto al barranco del Río. Estas tierras fueron entregadas en 1503 a Gonzalo Suárez de Quemada, agente del III Duque de Medina Sidonia Juan Alonso de Guzmán, que había financiado la conquista y a quien entrega realmente las tierras Alonso Fernández de Lugo.

En 1567 Juan de Gordejuela y Grimón recibe en donación la tierra de Las Vegas de María Vizcaína, viuda de Fernando Guanarteme, fundando poco después la ermita en honor a San Juan Bautista y a Nuestra Señora de la Esperanza. Es a partir de esta fundación eremítica cuando verdaderamente se desarrollará el núcleo. En 1618, Juan de Gordejuela cede terrenos en su hacienda a vecinos de la isla de La Palma.

Posteriormente, se van asentando colonos en torno al camino real del Sur, consolidándose en el siglo XVIII durante los procesos roturadores de esta área.

En el siglo XVIII la hacienda de Las Vegas pasa a ser propiedad de las agustinas recoletas del convento de San Andrés y Santa Mónica del Realejo de Abajo, siéndoles sustraída durante la desamortización de Mendizábal y vendida en subasta pública en 1838.

A fines del siglo XX se produce una mejora de las comunicaciones, sobre todo con San Isidro. Pese a su tendencia a la regresión, a fines de los años noventa la población del caserío se encontraba estabilizada, con 637 habitantes en 1991.

En cuanto al caserío tradicional de Las Vegas, situado en las medianías altas del municipio de Granadilla, siendo uno de los núcleos de población más antiguo, tras ser la primera entidad poblacional después de la finalización de la conquista castellana y el reparto del territorio, su población se ha reducido extraordinariamente desde 1960, pues de los 183 habitantes que aparecían censados en dicha fecha, en 1981 sólo residían 17. El vacío poblacional de este núcleo es manifiesto en las ruinas de muchas de sus antiguas viviendas, así como el abandono de las parcelas de cultivo que se hallan colonizadas por vegetación natural. Con las mejoras de comunicación, la población ha experimentado uno de los crecimientos más importantes después del despoblamiento tan extremo que tuvo anteriormente.


< Volver